11 de agosto de 2016

La asignatura de Religión Católica

Autora: Ángela Rivera García
Últimamente el profesorado de Religión Católica está levantando su voz para protestar contra lo que consideran una injusticia, la reducción de plazas debido a su vez a la disminución de horas en la asignatura de religión en los centros educativos públicos. 
 El horario de Religión puede ampliarse o reducirse en cada Comunidad Autónoma dentro de un margen. Es lógico que si se reduce, haya menos horas de clase y por lo tanto menos puestos de trabajo y el aumento en otras asignaturas. Éso no ocurre sólo al profesorado de Religión, sino a todo el personal interino. Reivindica el profesorado de Religión que se los trate igual que a los demás y efectivamente éso se hace, menos horas menos puestos de trabajo.
Conozco Comunidades Autónomas en las que se pasó de una hora de Religión a la semana a dos horas reduciendo otras asignaturas, si ahora (siempre dentro de los márgenes legales) se vuelve a reducir a una hora, es lógico que se contrate a menos profesorado de Religión y más de otras materias.
Mi opinión es que la asignatura de Religión Católica tendría que salir del currículum de los centros educativos públicos e impartirse en las parroquias o fuera del horario escolar. En los centros públicos se debe educar en valores universales como son los Derechos Humanos, para todo el alumnado. La Religión pertenece al ámbito privado y como tal se debería tratar. Otra cuestión sería estudiar el hecho religioso en general formando parte de la filosofía, historia, antropología…
Hay un dato muy importante en esta polémica y del que nadie habla. El acceso al puesto de trabajo del profesorado de Religión Católica no tiene las mismas condiciones que para el resto del profesorado. Yo diría que es un acceso privilegiado. Son designados o propuestos por el Obispo atendiendo a los requisitos que la Iglesia ( institución privada) cree conveniente, supongo y es lógico, que por su grado de compromiso con la Iglesia Católica y la adecuación de su vida personal a los valores y moral católicas. El profesorado de los centros públicos guarda un turno en la bolsa de trabajo, oposiciones públicas , méritos objetivos según la legislación vigente y no dependiendo de sus creencias religiosas, su fe , ideología...
Ésto no se opone a la libertad religiosa, que defiendo y está de acuerdo con el principio de laicidad del Estado que incluso ha defendido el Papa Francisco.

0 comentarios: